Por: Christelle Villafuerte M.      Fotos: Mario A. Paredes

El día de ayer 12 de noviembre del 2011, tuvo lugar por primera vez en la ciudad de México el festival One Music And Arts; que se llevó acabo en el pabellón del palacio de los deportes.

Con un cartel que programaba a 14 bandas de nivel nacional e internacional, el festival contó con dos escenarios. En el primero se podían apreciar a las bandas de estilo más electrónico que inevitablemente te hacen mover los pies y en el según se escuchaba más el rock con el que por impulso comienzas a cantar.

Además de la música, se encontraban también varios stands con propuestas de diseñadores de ropa, libros, discos, piezas de diseño, colección, y cultura tanto nacional como internacional; así como una serie de exposiciones plásticas underground en las que diferentes artistas como Inkulto, Garrosccr y Luciérnaga tenían como propósito utilizar la pintura y el dibujo como base para crear un mural en forma de cubo gigante que representaría al festival.

El evento inicio aproximadamente a las 5pm. La primer banda en subir al escenario fue Atomix y minutos más tarde en el segundo escenario aparecieron Los McAllister; banda originaria de Cholula Puebla, con tendencias de rock garage; conformada por 3 integrantes Diego (batería), Paco (bajo y voz) y Ronco (guitarra y armónica) para una de sus canciones tuvieron como invitada a “Ale” de Ruido Rosa. Encargados de abrir el evento en sus respectivos escenarios, cada una de estas dos bandas tocó durante 25 minutos y aunque el lugar apenas empezaba a llenarse, de inmediato se sintió la intensidad de la gente que esperaba una presentación llena de adrenalina y buen ambiente.

Después llegó Vicente Gayo, que como muchos ya sabemos, cada que se encuentra en escena, se encarga de encender los ánimos de la gente y llevarlos hasta el punto de no parar de moverse al ritmo de sus sonidos electrónicos en combinación de las guitarras con influencia postpunk. El cuarteto originario de Cuidad Satélite demostró una vez más que el uso de instrumentos poco convencionales como los juguetes, son otra de manera de innovar y desatar el positivismo para irradiar energía y dejar huella entre los espectadores.

Con unos minutos de diferencia en el escenario al aire libre se encontraba ya desde Guadalajara, The Oaths. Un conjunto de desde el 2009 nos viene contagiando de su género electrónico con tintes de house. Influenciados por bandas como Boyz Noise, The Presets y Cut Copy, los tres integrantes; Poncho, Aturo y Andrés presentaron un acto que cimbraba sonidos sintetizados en vivo y al mismo tiempo dejaron claro que a este festival se venía a sentirse en conexión con quienes al mismo tiempo disfrutaban de la música y las presentaciones multiculturales.

Así, Rey Pila hizo presencia ante el público que no se cansa de verlo una y otra vez. La canción con la que iniciaron fue “No. 114” y a partir de ahí la gente no paró de corear todas y cada una de sus canciones. Diego Solórzano, ex integrante de la ya desaparecida agrupación Los Dynamite, agradeció a su público por darle la oportunidad de presentarse una vez más ante ellos, por corear sus canciones y el apoyo que hasta ahora le han dado a él y a sus compañeros. La gente siguió cantando a la orden del shoegaze de una propuesta que llegó en el 2009 para convertirse en una banda representativa del género; aclamada por una gran cantidad de seguidores.

Una de las bandas que más sorprendió fue Timothy Brownie, pues desde antes de subir al escenario la gente podía verlos caminar entre los tantos puestos de comida que había en el evento, admirar las exposiciones urbanas y platicar con la gente que se les acercaba. Ya en el escenario, saludaron a su público y comenzaron con su música; una fusión de disco funk y electrónica. En cada presentación Timithy Brownie pretende dar un mensaje de amor y armonía y al mismo tiempo hacer participar a su público haciéndolo bailar y cantar. Son una banda compuesta de cinco personas que al combinar sonidos crean una atmósfera que ellos mismos llaman Música Orgánica, pues trata de unirse en comunidad y celebrar al tiempo de sonidos con mezcla latina.

Empezó a correr el tiempo y mientras la noche caía, se empezaban ya a escuchar los comentarios de la gente que ya no aguantaba el momento para ver a Chromeo y a los Crystal Castles, las dos bandas encargadas de cerrar este singular festival. Pero aún quedaba un largo camino por recorrer y muchas buenas bandas que esperaban su momento de subir al escenario.

Los Daniels, quien armaron una presentación divertida y alegre, pues como siempre sus integrantes disfrutaron de estar en el escenario y bailaron dando vueltas sobre él. Nos queda claro que a estos cinco músicos les encanta lo que hacen y lo transmiten a sus seguidores en cada canción y en cada ocasión que se presentan ante ellos. La canción “Quisiera saber” fue una de las más representativas de su presentación en el festival.

Poco a poco el ambiente comenzó a subir de nivel, la gente se veía contenta y satisfecha con lo que hasta ese momento había presenciado. La emoción aumento aún más cuando Guy Gerber, el DJ de música electrónica proveniente de Israel llenó el espacio con sus mezclas techno durante aproximadamente 1hr de fuertes sonidos a los que era imposible negarles un buen baile.

Una gran cantidad de espectadores se encontraban ya en ambos escenarios, el momento se había convertido en una verdadera fiesta.

Aunque si lo que querías era relajarte un poco, la mejor opción era escuchar a Hello Seahorse, pues la hermosa voz de su vocalista, Lo Bondo (Denise Gutiérrez) hipnotizó a la audiencia dentro de una fantasía tanto vocal como musicalmente hablando, pues el sonido indie- pop experimental se hizo presente y una de las canciones más coreadas fue su sencillo “Bestia” canción que en el 2009 los llevó a formar parte de las grandes ligas, sin embargo su sencillez como músicos y como personas aún sigue presente en el escenario pues compartieron varios mensajes con sus seguidores y para aumentar la euforia, Denise se aproximó al público para saludarlo de cerca.

El siguiente turno fue el de Austin TV, que como cada ocasión apareció en el escenario con máscara y disfraz. La banda que se formó desde el 2001, mostró desde el inicio una tendencia distinta al ser un proyecto puramente instrumental con algunas grabaciones de voz que acompañan algunas de sus melodías; dando lugar a sus seguidores para adentrarse en otra dimensión.

Alternamente en el segundo escenario, corría ya el tiempo de Holy Gust, un duo de Brooklyn, NY que con la salida de su nuevo álbum, puso a bailar a la gente recordando algunos éxitos ochentenos los cuales remezclaron.

Luego de una larga espera, el gran momento llegó cuando Chromeo por fin subió al escenario. La gente no paraba de gritar a coro el nombre la banda, de aclamarlos y aplaudirles. Entre la ambientación del escenario y la música que comenzaba a sonar, la exaltación del público crecía más y más. “Fancy footwork” fue la canción con la que dieron inicio a todo un espectáculo que no tenía descanso. El duo de electro funk proveniente de Montreal, Canadá, logró una fuerte conexión con su audiencia; la invitaba a bailar, cantar, gritar y sin duda alguna cubrió las expectativas de quienes durante todo el día estuvieron esperando para verlos. Grandes canciones como “Tenderoni” “Hot Mess” “Bonafied Lovin” “Momma´s Boy” y “Night by Night” fueron las que más prendieron a la audiencia. El trabajo de P-Thugg (Patrick Gemayel) en los teclados y sintetizadores fascinó a la gente y el carísma y la energía de Dave 1 (David Macklovitch) contagiaron a las personas de dinamismo y fuertes aplausos se escucharon en todo el auditorio. Los integrantes que durante todo dñia colocaron en twitter mensajes en español para el público mexicano, dieron un cálido saludo al D.F. así como, mostraron su entusiasmo por estar presentes en el festival y prometieron una presentación sorpresa para el siguiente día en el parque México en la colonia Condesa, México D.F.

Finalmente a la 1am en punto Crystal Castles subió al escenario y la afanada audiencia aplaudió para recibir al conjunto de música electronica experimental. La melódica voz de Alice Grass y su desenfrenada personalidad son el toque perfecto para despertar en el público su lado más intenso. Baptismn fue su 4ta canción y con la que más se sintió toda la potencia que esta banda puede descargar dentro de sus espectáculos. La gente brincaba, bailaba y no paraba de tomar fotografías de la vocalista que se movía por todo el escenario. La noche tuvo un cierre particular que seguramente nadie olvidará.

No cabe duda de que el festival One Music And Arts estuvo lleno de grandes presentaciones, la gente disfrutó al máximo todas y cada una de las bandas que en él se presentaron. Esperemos que este tipo de eventos en los que la gente se reune para deleitarse no sólo de propuestas musicales, también de cultura, moda y arte, se lleven acabo cada vez más seguido y que como lo decía la página oficial del evento, existan más oportunidades para conmemorar la creatividad y expresión humana.

[toggle_simple title=”Galería de Fotos: Festival One Music & Arts” width=”100%”]

[/toggle_simple]

Sobre el autor:

Posts relacionados

Deja un comentario

Tu email no será publicado