Ernesto Ruelas
¡En un sábado lleno de eventos para  Guadalajara, los verdaderos fans se dieron cita en el Teatro Diana, dejando a los eléctricos en su festival y a los “Revolucionarios” en calle 2.
Es su tercera visita a nuestra ciudad y con una gran expectativa sobre las nuevas canciones de su nuevo disco “Mosquito”, Yeah Yeah Yeahs llegó a Guadalajara con un “sold out” bajo el brazo y con dos shows previos, en el SXSW y en el Vive Latino, para terminar su fin de semana con un corto, pero potente concierto en el Teatro Diana en compañía de fieles seguidores que cantaron, brincaron y vitorearon cada minuto del show.
Con un buen “Warm up” Bosnian Rainbowns, agrupación naciente entre Omar Rodríguez-López (líder de The Mars Volta) y Teri Gender Bender (líder tapatía de Le Butcherettes), salieron a un escenario casi al 60% de su ocupación, sorprendiendo a propios y extraños con sus melodías rockeras y experimentales, dejando con buenos ánimos a los asistentes para recibir a Karen O y compañía. Con rolas de su único y naciente disco, con el mismo nombre de la banda, y con el baile robótico, psicodélico, electrizante de Teri, interpretaron “Torn Maps”,  “Turtle Neck”, “The Eye Fell in Love” entre otras, por más de una hora, para abrir camino a los neoyorkinos que venían a reventar el Diana.
Pasadas las 10:40 de la noche, con un escenario austero, compuesto sólo por los instrumentos y  un juego de luces, salió Karen O extravagante con una capa llamativa y una lámpara en la cabeza para iluminar a los presentes con un estreno “Under The Earth” de su “Mosquito” y hacer que todos los presentes, hasta los del balcón tercero, se pusiera de pie y comenzaran a bailar, gritar, emocionarse a la par con la banda. “Gold Lion”, “Zero” y otro estreno “Subway” fueron elevando el ambiente para llegar al nudo de toda esta obra nocturna puesta en escena.
Cada canción, por muy corta que fuera, fue levantando el ánimo de los que todavía no se metían en sintonía con la noche. Con la genialidad de Brian Chase, considerado el baterista número 50  de todos los tiempos por Gigwise, y su estilo jazzista,  la guitarra distorsionada, junto con su cámara en mano de Nick Zinner y los gritos continuos de “Yeah” de Karen O, la velada llegó a su climax después de que ésta dedicara una canción a todos los ahí presentes: la banda telonera, los integrantes de su banda y a Guadalajara, y diciendo “This song is about L.O.V.E”, “Maps” llenó un teatro de voces unidas en un solo ideal: la música de los Yeah Yeah Yeahs.

La noche siguió con otro lanzamiento “Dispair” ,“Y-Control” (canción que hace referencia al cromosoma Y de las mujeres) y “Miles Away”.  Con  “Head will Roll” la banda se despidió por menos de 5 minutos  para tomar un poco de aire. Al regresar Karen O echó agua por la boca a los presentes de la primera fila y con todo el poder de su “Cheated Hearts”  y  el dominio sonoro e interpretativo de toda la banda con una mujer que simulaba hacer el amor con el escenario, “Tick” dio fin a un concierto corto, pero entregado, breve pero potente, fugaz pero envolvente.
[toggle_simple title=”Galería de Fotos: Yeah Yeah Yeahs” width=”100%”]

Deja un comentario

Tu email no será publicado