Fotos y TXT: Alexis “Bolainas” Coronado

Este pasado jueves 5 de diciembre, llegó a nuestra ciudad de Guadalajara el concierto de The Legend of Zelda: The Symphony of the Goddess, fue traído por parte de la retail de videojuegos Gamers Retail a todo México, siendo este la tercera vez que se realiza el concierto en nuestra ciudad (Anteriormente en D.F y Monterrey).

Antes del concierto, todo era una fiesta, gente emocionada escuchando los ensayos antes del concierto, mucha gente iba de gala con traje de etiqueta o vestidos de gala, otras personas con sus playeras de The Legend of Zelda o incluso pocos iban disfrazados (cosplay) de sus personajes favoritos de la saga de videojuegos, la mayoría cargaban con sus consolas de Nintendo 3DS para ver con cuantos amigos se habían cruzado, todo era una fiesta, claro todo tenía orden, sin la intención de hacer pasar un mal rato, y como no estar felices y relajados, desde el mismo lobby se escuchaba aun el ensayo de la filarmónica de Jalisco, realmente se escuchaba muy bien.

En pleno concierto, recordando que esto era una filarmónica, todos sentados y callados, al momento de tocar el primer tema de la noche, The Overture, se escuchaban sonidos que reflejaban la emoción que todo el público tenía en ese momento, siempre en silencio y solo transportándonos varios mundos de diferentes sagas del videojuego, terminó el primer tema, absolutamente todos nos pusimos de pié para aplaudir, estábamos absolutamente emocionados y felices.

Terminando el primer tema, aparece ante nosotros el productor Jeron Moore, quien en ese momento la mayoría no conocía, pero durante el transcurso de la noche, haciendo sus breves apariciones entre cada tema, se llevó el cariño y “pirpos” de la noche (lo más gracioso fue su risa penosa después del típico chiflido), cada que aparecía y presentaba alguna anécdota del videojuego, se escuchaba el furor de la gente, mencionaba titulos como Wind Waker, Twinlight Princess, Ocarina of Time o Majora´s Mask todos al instante aplaudíamos y nos emocionábamos porque sabíamos que tema esperar y a qué mundo nos iba a retomar.

El concierto fue muy bueno, muchos sentimientos se reflejaron con cada tema que se interpretaba por la filarmónica, había lagrimas, sonrisas y mucha emoción, dejando de lado algunas fallas por parte de la filarmónica, a nadie en el auditorio le arruinó la experiencia, todos salimos contentos, fue un excelente concierto que todo el público presente recordará por mucho tiempo.

Deja un comentario

Tu email no será publicado