El pasado viernes 26 de septiembre se llevó acabó la primer exposición del festival “Somos América” en el Centro dinámico Pegaso, en Toluca.

Fotos: Mario Asi Nomás

Texto: Christelle Villafuerte

Distintas agrupaciones representantes de la música de nuestro país se fusionaron en este espectáculo con la idea dar un ejemplo de unión al público, que aún con diversas preferencias de género; ya sea rock, ska, banda, etc, se conjugaron en una misma ideología, que va más allá de ritmos y acordes, sino que busca la manera de expresar la cultura de la que todos nosotros formamos parte.

En los últimos años, hemos visto como surgen distintos festivales en México, en un inicio la mayoría se concentraban sólo en algunos Estados de la República. Hoy en día, la escena latina encuentra nuevos espacios para exponer sus propuestas y llegar a cada vez más personas.

Durante las conferencias de prensa, las bandas que participaron; Enjambre, Kinky, Molotov, Julieta Venegas, Panteón Rococó, Hello Seahorse y Los Tigres del Norte, expresaron como gracias a su experiencia, han podido vivir la manera en que la demanda y disposición por parte del público ha ido evolucionando y con ello también la forma en que ellos se alimentan como artistas, pues de las vivencias de nuestro país es que obtienen tanto su inspiración como su inquietud por extender un mensaje. El festival Somos América sirvió, en este caso, para demostrar que disfrutar de la música no depende de elegir un género en específico, de formar parte de una tribu urbana, ni de adoptar ciertos pensamientos por el simple hecho de formar parte, se trata de sensaciones humanas que van desde la euforia, hasta el sentirse relajado y envuelto en un ambiente donde las emociones convergen, buscando un estado humilde y libre de prejuicios.

En el lugar, la gente podía entretenerse con distintas actividades, pues cerveza indio participó con activaciones en las que se podía jugar ping-pong, contribuir a una instalación hecha con vasos de cartón o recostarse en el área que armaron con camastros para descansar. Por otro lado estaban los food trucks, que en estos días cada vez toman más lugar dentro de los espectáculos de entretenimiento; con ofertas gastronómicas para todos los gustos, desde lo más gourmet, hasta los clásicos tacos de pastor. Y por si eso no era suficiente, se encontraba una gran barra a doble altura con una vista espectacular al escenario. Sin duda, y sobretodo al  tratarse de un evento que tomaría un solo día en Toluca, la escena estuvo completa en todo el sentido de la palabra, pues entre las presentaciones de cada artista, que fueron enriquecedoras, cargadas de energía y fuerza y las alternativas de entretenimiento, Somos América se convirtió en un evento dinámico y altamente complacedor.

La presentación de Enjambre, con sus acordes profundos hizo del escenario un espacio melancólico de esos en las que puedes ver a toda la gente cantando con sentimiento.

Por su parte, Kinky fue uno de los que puso a la gente a mover el cuerpo. Mostrándose libres sobre el escenario, sus integrantes llevaron el optimismo a la máxima potencia y ofrecieron un espectáculo del que todos terminamos satisfechos.

Posteriormente, Panteón Rococó subió para recordarnos que nuestro cuerpo de un momento a otro siente la necesidad de explotar en un slam y así, la ola de asistentes se dejó llevar; brincando, bailando y cantando al compás característico de la banda en una fusión de ska, punk, rock y ritmos latinos.

Cuando Molotov apareció en el escenario, los gritos de la gente inundaron el lugar. Distintas generaciones se reunieron para disfrutar tanto de las canciones icónicas de la banda, como de sus nuevos lanzamientos. Cabezas de lado a lado, saltos que hicieron vibrar el terreno y el eco de la voz que retumbó a lo largo de la zona, sin duda la presentación se adueñó de todos gracias a su intensidad.

El festival cerró con una de las grandes bandas de México, Los Tigres del Norte, quienes a pesar de su diversidad con los demás participantes, conquistaron al público y lo deleitaron con sus éxitos. A mitad de su presentación, la agrupación ofreció un agradecimiento por el tributo que el resto de las bandas que se reunieron esa noche han realizado de sus canciones, en reconocimiento a que estas adaptaciones han logrado que su música se expanda aún más y llegue a otro público.

La audiencia finalmente no pudo dejar de entonar las canciones y disfrutar entre amigos de este festival que apostó por una unión humilde tomando como referencia la música que mueve a nuestro país.





Deja un comentario

Tu email no será publicado