TXT: Judith Guzmán Fotos : Scarlett Fontecha
@_judithguzman
El escenario se abrió con la presentación de Teletransportador, banda tapatía que obtuvo el premio Rockampeonato 2008 y que ahora preparan nuevo material que saldrá al público el próximo año (supervisado por los oídos de Joselo). Con su sonido espacial, los presentes nos pusimos de buen humor incluso por el irónico nombre de su canción “Mal viaje”.
Para no decaer el espíritu musical, los cantos marítimos de Lo Blondo, vocalista de Hello Seahorse, entonaron el escenario con un azul que envolvía a cada uno de los músicos de esta banda headliner del evento.
Al Rockampeonato se le ha llamado de muchas maneras: la plataforma para nuevos talentos, el evento ideal para los nuevos rockeros, un fraude de favoritismo, etc. Pero en realidad es un simple espacio que intenta darle banderazo a músicos que ponen su apuesta por ser parte de un escenario edificado por este concurso, no quiere decir que sea el único, ni que sólo ahí se encuentra el talento.
Hay que resaltar que el sonido que se les proporción a los concursantes no era el más optimo, mal equilibrado y muy plano en ingeniería, los prospectos ganadores al primer lugar del Rockampeonato pudieron sonar mejor, pero no fue así. Dentro de todo, cada banda entregó su corazón y su esperanza por ser galardonados como los triunfadores. Al final la decisión descartó a los esperanzados y la corona se la llevó “Un día de octubre”. La noche continuó para algunos como una fiesta de consuelo, para otros como un despertar colectivo a la música.
Saliendo a la cancha el I.M.S. fulminó a los presentes con sus cumbias de protesta, muy enraizadas con el folclore mexicano, tanto en lo visual como en lo auditivo, despertaron un sentimiento de identificación y de sátira social, dejaron a los presentes puestos para el home run de la noche.
Cabe mencionar que la entrada gratuita no ponía filtro a los presentes, no es que la música tenga que ser limitada a cierto tipo de personas, pero el comportamiento en multitudes también es parte de un criterio social. Cuando salió Café Tacvba a escena, los vasos cargados de líquidos espesos volaron por encima de las cabezas de los que rescataron el cuerpo seco, pero algunos menos afortunados sufrieron la tortuosa “‘ay va elagua de riñoooon”,  donde esto es sinceramente un acto desagradable y falto de respeto por el otro, la empujadera parecía reventar las costillas y lo único que se podía hacer era seguir las enseñanzas de Ruben Albarrán para omitir la incomodidad y darle gusto al oído con “El baile y el salón” que desde un inicio detonaron mecha entre los presentes, o de plano “Déjate caer” con el sonido de los tacuvos haciendo su ya famosa interpretación de esta pieza del grupo chileno Los Tr3s, donde se podía, quizás, olvidar un poco el baño de oro.
Rockampeonato, un evento que congrega música, que la selecciona bajo sus propios criterios, que no determina mas que el hecho de que el ganador se adapta a esos criterios. Es un espacio de congregación, no un parámetro musical.

Sobre el autor:

Posts relacionados

Deja un comentario

Tu email no será publicado