Crónica: Omar Magaña  @RomaniMagno
Fotos: www.NNTF.mx

Cuando mueres por una banda hay de dos: que sus directos te embelescan haciendo que se inflamen tus alabanzas hacia ella suene como suene o que saques a flote tu faceta más estricta, te pongas riguroso con la producción de la tocada y te lances contra el ingeniero si las canciones que te sacuden, de plano, resultan inentendibles en vivo.

Dos maneras de afrontar un concierto como el que compartieron Gogol Bordello y TV on the Radio en Estudio Cavaret de Guadalajara en los días previos a las vacaciones de Semana Santa. Lo innegable fue la portentosa ejecución de los de Brooklyn, el grandioso desempeño en el escenario de su vocalista, Tunde Adebimpe y el poder que el grupo imprime a las canciones: algunas de ellas varios beats por minuto más arriba con respecto a las grabaciones de estudio, y casi todas, adicionadas con muchas más capas de guitarra gracias a los ejercicios denoise de David Sitek.

El tema a discutir, y de hecho se discutió por buena parte de la audiencia al final del recital, fue la indefinición en el sonido directo de TV on the Radio. ¿Qué sucedió? ¿Por qué buena parte de las canciones parecían un esbozo amorfo de aquello que suena tan bien en el álbum? Si la dinámica del grupo consiste en inyectar noise y muro de sonido a sus versiones en vivo, el foro no se adaptó a la circunstancia o el ingeniero de sonido no dominó al caos. En algún momento, aquello se convirtió en un bloque de sonidos sin las diferencias entre sí que, justamente, suponen la arquitectura de la música.

Alguien fue más inteligente y se pasó al área posterior, algunos centímetros por encima del área general del foro, donde tenía una percepción más clara de lo que TV on the Radio entregaba; escuchó, incluso, el sonido del trombón invitado que para muchos otros entre la audiencia pasó desapercibido.

En los momentos brillantes, en esos ires y venires del grupo entre los álbumes pasados y Nine Types of Light(2011), sí que se pudo constatar la madera de una banda sui generis, que escapa a los esquemas de lo que está en boga, que se sumerge en un rock maduro por el que cruzan tanto post rock como música de color. Periodos que catapultaron al concierto, que agitaron a un público que se atrevió a dar algunos saltos, a hacer algo parecido a un breve slam, que sudó con los primeros calores de la primavera.

Antes, aunque tal vez debió haber sido el acto de cierre por su espíritu festivo y embriagante, Gogol Bordello prendió candela entre una audiencia que a priori pudo resultar más seria, menos bailadora o descontenta con la curaduría del concierto: gypsy punk con rock; no, todo lo contrario, era notorio que el flaco de aires gitanos atrajo a su gente y que quienes fueron solo por TV on the Radio también tenían ganas de entrar al unza unza aun si, por tratarse del acto abridor, apenas se habían consumido las primeras cervezas de la jornada.

Al final, tal vez resulte mejor un concierto así, que dé para la polémica a uno que pase indeferente. ¿Alguien tiene la respuesta?

[toggle_simple title=”Galería de Fotos: Gogol Bordello y TV on the Radio” width=”100%”]
[/toggle_simple]

Sobre el autor:

Posts relacionados

Deja un comentario

Tu email no será publicado